Buscan reactivar el Tren de la Costa con nueva tecnología y controles

Actualizaron el sistema de frenos. La línea pasó de 100 mil pasajeros por fin de semana a 80 mil por mes. Pre pandemia. Ya antes del coronavirus había pocos pasajeros en el ramal que conecta Gire con la estación de Maipú, en Vicente López.

Buenos Aires – Argentina – 15/10/2020: A 25 años de haber sido inaugurado, y más solitario que nunca por la pandemia del coronavirus, el Tren de la Costa atraviesa un cambio que podría convertirlo en un ramal que ayude a descomprimir las otras líneas y hasta colectivos que conectan la zona Norte del Conurbano.

Hace pocas semanas instalaron un sistema tecnológico de frenado y sumaron controles en las estaciones para que el ferrocarril, que desde hace años tiene muy poco uso, mejore su funcionamiento.

El proyecto que impulsó el ministerio de Transporte de la Nación, a través de la empresa estatal Trenes Argentinos, fue instalar un nuevo sistema de frenado automático ATS (Automatic Train Stop, en inglés).
Se trata de un programa que reduce el riesgo de choque entre trenes que circulan por la misma vía o en estaciones cabeceras, ya que controla la velocidad a la que ingresa la formación.

“El principal objetivo es garantizar mayor seguridad a cada usuario y a cada usuaria”, dijo el presidente de Trenes Argentinos, Martín Marinucci.

La firma también inició una obra de modernización integral del Puesto de Control Operativo, donde se supervisan las maniobras de los trenes, entre otras cosas.

El Tren de la Costa surgió como un ferrocarril diferente: coqueto, pintoresco y asociado a los paseos al Delta, ya que corre paralelo al Río de la Plata. La inauguración fue en 1996, y tuvo ese año más notoriedad que cualquier otro transporte en el Gran Buenos Aires.

Entre sus pasajeros estuvieron el Rey Juan Carlos y Lady Diana, que en esa época encabezaron viajes protocolares por el continente Latinoamericano, y la impactante postal del recorrido, desde sus ventanillas, hacía eco entre las clases altas de la sociedad de zona Norte. De hecho, impulsó el «turismo paquete» para atraer a extranjeros a salir de la Capital Federal y visitar el Conurbano y, sobre todo, el Delta.

Pero el auge duró tan solo un año.

Es que el tren que en los años 90 supo llevar a 100.000 pasajeros por fin de semana, hoy solo transporta a 80.000 personas por mes, aunque en tiempos de cuarentena este número bajó un 90%.

El valor del boleto, que siempre fue más elevado que el del resto de los ferrocarriles, hoy es de $21 para residentes y $42 para turistas, mientras que en el resto de los trenes los boletos van de $8 a $18.

La tecnología del recorrido que atraviesa los municipios de Vicente López, San Isidro, San Fernando y Tigre, al igual que el turismo y el comercio que antes era explotado en las 11 estaciones que lo completan, de a poco se fue deteriorando. Por eso el objetivo de las autoridades es revertir esa situación.

Con el ATS instalado en toda la traza de vías entre la estación Maipú y el Delta, ahora faltan las últimas pruebas. La obra ya fue aprobada por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), y ahora “se espera disponer de la certificación adecuada para luego activar definitivamente la nueva tecnología”, dicen desde Trenes Argentinos.

Las mejoras incluyeron la renovación del sistema y los puestos de control y supervisión del sistema de energía y señalamiento; el recambio de cableado por fibra óptica, la migración de subsistemas remotos, la colocación de un sistema de monitoreo por videos para seguir los trenes y la reforma y mejoramiento de la estructura edilicia.

“En este momento, este sistema es el más moderno del país”, cuenta Carlos Eugenio Gelis, el encargado del control del Tren de la Costa en la estación San Fernando. Y suma: “Tenemos el control de tráfico y energía basado en un solo sistema. Desde acá manejamos señalamiento, control de energía, GPS y control de personal”.

Ahora falta que, campañas mediante, los pasajeros vuelvan a confiar de a poco en el tren que cumple 25 años y podría ayudar a aliviar los vagones del Mitre y las unidades de colectivos urbanos, una urgencia en pleno ascenso de los contagios de Covid- 19.

Fuente: Clarín