Buscan recuperar los ramales ferroviarios Junín – Pergamino y Alberdi – Granada

Se trata del proyecto impulsado por el Consorcio Ferrocarril Unión Pacífico para restaurar las vías muertas de la Región y otras provincias. Este miércoles hubo una reunión con el ministro de Transporte, Mario Meoni, en la que “avanzamos en las gestiones”, afirmaron.

Buenos Aires – Argentina – 29/05/2020: El Instituto Argentino de Ferrocarriles se reunió este miércoles con el ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, con el objetivo de avanzar en el proyecto impulsado por el Consorcio Ferrocarril Unión Pacífico, que tiene como objetivo recuperar vías muertas en la Región, Mendoza, La Pampa, San Luis y San Juan.

En el encuentro, “avanzamos en las gestiones y logramos muy buenos puntos de acuerdo. Esto no es algo simple, pero desde el punto de vista técnico las cuestiones están resueltas. Ahora quedan las legales y administrativas”, afirmó a Democracia Pablo Martorelli, titular del IAF.

Uno de los desafíos que se planteó es la necesidad de dejar interconectadas las viejas trazas del ferrocarril Sarmiento con las del San Martín para mejorar la vinculación interprovincial y potenciar la iniciativa.

Según explicó Martorelli a este diario, “la primera etapa de las labores será entre Realicó (La Pampa) y General Alvear (Mendoza), cerrado desde el año 1977. Y luego recuperar los rieles del sur de la provincia de Mendoza que abarca San Rafael y Malargüe. Después existe la posibilidad de habilitar el paso internacional, dependiendo de si Chile acepta”.

También se planea enlazar Junín con el empalme de Alberdi hacia Coronel Granada con dirección a Realicó, vinculando los dos ramales. “Desde Junín queremos reactivar la línea con Pergamino y hacia San Nicolás. Hay muchos rieles que faltan y otros con niveles de corrosión. Se va a reconstruir todo a nuevo”, informó.

“El diseño está planeado para un ferrocarril de 25 toneladas por eje, a 120 kilómetros por hora de velocidad máxima, lo que nos permitirá llevar trenes pesados, en cuanto a cargas, llegar a los 90, y en cuanto a pasajeros, a 110”, detalló.

“La Coottaj es muy importante”

Cabe destacar que la Cooperativa Talleres Ferroviarios de Junín (Coottaj) adhirió al convenio que tiende a impulsar este plan. “Es un lugar clave porque para un lado se va a Rosario y para el otro a Buenos Aires. Es un punto neurálgico muy importante como taller ferroviario equipado”, confirmó Martorelli.

“Es muy importante volver a la cuestión para que la Municipalidad devuelva los terrenos afectados a las operaciones del taller. Si hay algún sector que el municipio quiera parquizar, eso se puede resolver”, expresó.

“También existe el proyecto para construir el paso bajo a nivel en calle Rivadavia de Junín, que volvió a estar en escena, lo que obligaría a modificar el acceso a la Coottaj por lo que se tendría que disponer de otros lugares”, destacó.

“El hecho del que taller, así como toda la actividad ferroviaria en el país estuvo casi detenida por muchos años, no implica que los lugares no sean necesarios de aquí en adelante. Al contrario, son y van a ser muy necesarios”, sostuvo.

“Por eso, el Intendente de Junín tiene que ser consciente de la importancia que tiene esto para su propia ciudad, ya que generará trabajo y un prestigio muy importante”, apuntó.

El acuerdo

En noviembre de 2019 se llevó a cabo la firma de un acuerdo para el desarrollo del plan con un crédito de 2.500 millones de dólares aportados por una UTE conformada por dos empresas chinas para intervenir unos 1.400 kilómetros de rieles.

Durante el acto de rúbrica del contrato, estuvieron presentes integrantes de la UTE Chino-Argentina como grupo inversor, miembros del Instituto Argentino de Ferrocarriles (IAF) y del Consorcio Ferrocarril Unión Pacífico, así como también autoridades de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y la Federación Económica de Mendoza (FEM), entidad que brinda su apoyo.

El gran objetivo es devolver el tren a distintas regiones, reactivando y operando los ramales que se encuentran desactivados (por clausura o abandono) para brindar servicios de transporte de pasajeros, encomiendas, turismo y cargas; incluyendo las instalaciones y estaciones, así como también el material tractivo y remolcado.

Fuente: Diario Democracia