Cooperativa ferroviaria, entre la resurrección y la muerte asistida

Buenos Aires – Argentina – 03/07/2020: Las perspectivas de trabajo que le aporta el nuevo gobierno nacional y la presencia de Meoni en Transporte, genera esperanzas para incorporar a los jóvenes y pasar a formar parte de un ente público. Sin embargo desde el gobierno local, con probables proyectos inmobiliarios privados, le quitan el respaldo necesario.

La cooperativa ferroviaria de Junín, la COOTAJ, ha logrado revertir la zozobra de años anteriores y va mostrando algunos cambios producto del apoyo del nuevo gobierno nacional y particularmente del ministro de Transporte, el ex intendente local Mario Meoni.

Sin embargo, aún persisten algunos nubarrones producto de lo que pareciera ser una estrategia en contra por parte de la gestión municipal actual, que logró que le adjudicaran en comodato 28 hectáreas y aun sin decidir qué hará con ellas, parece darle la espalda a los trabajadores locales que aspiran a que la industria ferroviaria se fortalezca y renueve.

De hecho, el presidente de la cooperativa, Pedro Rodríguez, confirmó a SEMANARIO el contrato logrado con Belgrano Cargas para el arreglo de vagones que es de 18.000 horas hombre, una cantidad que implica tareas al menos por 10 meses, con la plantilla actual que se encuentra reducida por cuestiones de la pandemia.

Otro proyecto que está a punto de concretarse y que por cuestiones del aislamiento se atrasó es el arreglo de los “coches históricos” pertenecientes al Museo Ferroviario. Se trata de cinco vagones que ya están en los talleres locales prestos a ser refaccionados.

Rodríguez considera que tras la “nueva normalidad”, tanto en materia de trabajo como de pandemia, podrán incorporarse nuevos trabajadores.

Para los cooperativistas, la situación pasó de tener el candado en la mano para cerrar definitivamente a estar ordenando el ingreso de unidades para reparación y entregando otras, además de rodearse de carpetas para nuevos proyectos.

En este sentido se estarán presentando a las licitaciones respectivas. “Las autoridades nacionales, y principalmente Meoni, han mostrado interés por revitalizar el trabajo en nuestra ciudad”, explicó el cooperativista a este medio.

Será importante en el transcurso darle una real sustentabilidad a este proceso con el objetivo de avanzar hacia otros estadíos.

En ese sentido Rodríguez reconoció que “la cooperativa se ‘envejeció’ en cuanto a sus integrantes, porque nunca tuvo trabajos en forma continua. De hecho ahora tenemos firmado un convenio para iniciar, apenas pase la pandemia y traeremos estudiantes en pasantía. El tema era que antes no los podíamos incorporar porque todo era discontinuo y a los pocos meses se terminaba el trabajo y había que esperar hasta conseguir otros”.

Rodríguez añadió que “algunos creen que nosotros pedimos que nos regalen algo y lo que hemos querido siempre era poder participar en la órdenes de compra y las licitaciones. Pero que esa participación sea en un marco de equidad”.

Explicó que “el otro día (por la semana pasada) entregamos vagones terminados que eran por una licitación por 30 vagones y que nosotros habíamos ganado con el anterior gobierno porque hicimos los ‘números finos’ para tener trabajo. Sin embargo, el Belgrano cargas sólo nos dio 10 de los 30 aduciendo que no teníamos capacidad, cosa que sí teníamos. De esa manera trataban a la cooperativa, sin darle posibilidades de crecer como se lo expresé a los funcionarios en aquel entonces”.

Destacó que “hoy la política hacia nosotros es totalmente distinta y está direccionada para que tengamos tareas importantes y se pueda sostener el empleo. Que podamos renovar el taller como lo deseamos y que en un futuro no muy lejano, esto deje de ser cooperativa para transformarse en un apéndice del Estado nacional a través del Belgrano cargas para trabajar en forma mancomunada, revirtiendo lo que se hizo entre ‘gallos y medianoche’ el pasado 6 de diciembre donde aparece una cesión de terrenos al municipio de un gobierno que se estaba yendo y que le dejan además un par de galpones que son utilizados por la cooperativa con maquinaria importante”.

A más de seis meses de esa entrega en comodato al municipio, sólo hubo hace poco una presentación del concejal oficialista Adrián Feldman para construir viviendas en la Quinta Florida y el compromiso -de palabra con algunas entidades- para que la comuna haga una amplia convocatoria para determinar el futuro del predio.

Por su parte, desde la COOTAJ han hecho los reclamos pertinentes para que no les compliquen su labor a partir de la adjudicación, aunque vale tener en cuenta que el intendente Pablo Petrecca tendría en mente proyectos inmobiliarios privados para una zona de gran valor, enclavada en un punto neurálgico de la ciudad y por ese motivo desde su asunción como alcalde nunca acompañó la posibilidad de un desarrollo de la industria ferroviaria en Junín.

Rodríguez fue muy claro al respecto y sostuvo que ya hicieron los reclamos y “esperamos que nos retornen los galpones por parte del gobierno nacional porque esta situación nos impide seguir trabajando en algunos proyectos que serán importantes para el desarrollo y la creación de nuevos empleos”

De todas maneras dejó en claro que “nosotros no vamos a ceder ni un metro de lo que hoy estamos usando y necesitamos, y seguiremos luchando por este taller que toda la comunidad anhela que pueda generar trabajo tal y como lo hizo en otros tiempos”, finalizó.

Fuente: Semanario de Junín