El Belgrano Cargas, más cerca de entrar al Gran Rosario

Gracias a una obra estratégica, tendrá acceso directo a cinco terminales agroexportadoras de la zona. Así podrá triplicar la carga transportada en ferrocarriles y disminuir los costos logísticos.

Santa Fé – Argentina – 29/05/2020: Por primera vez en la historia, el tren Belgrano Cargas ingresará al mayor complejo agroexportador de Latinoamérica. Esto se debe al avance de las obras que permitirán el acceso directo de este ramal a cinco terminales portuarias del Gran Rosario.

A pesar del aislamiento social, preventivo y obligatorio, el proyecto dio un paso clave al haber finalizado las tareas civiles del puente sobre el río Carcarañá. Ahora se enfoca en el tendido de diez kilómetros de vías entre el camino principal y los puertos, en busca de concluir una obra vital para el desarrollo logístico de la Argentina.

Los trabajos que se llevan a cabo entre las ciudades santafesinas de Timbúes y Oliveros permitirán reducir los costos en un 30% y facilitarán el ingreso directo del tren Belgrano Cargas al principal polo exportador de granos del país. Junto con los diez kilómetros de vías y el puente que cruza el río Carcarañá, el proyecto incluye una playa ferroviaria para maniobras y mantenimiento de trenes de hasta 100 vagones. Además, contempla la construcción de desvíos privados con descarga dinámica en cada terminal portuaria.

Esta obra agilizará los tiempos por ser los primeros puertos con esta tecnología y mejorará la rotación de vagones.

Si los plazos estipulados se cumplen, el proyecto estará concluido en noviembre próximo y beneficiará directamente a seis provincias del norte argentino: Jujuy, Salta, Tucumán, Santiago del Estero, Chaco y Santa Fe.

No sólo eso: también permitirá triplicar la carga transportada en ferrocarriles a los puertos del Gran Rosario, dado que se pasará de descargar dos trenes de 45 vagones a cuatro trenes de entre 60 y 100 vagones por día.

En las últimas semanas, los trabajos fueron visitados por el ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, que estuvo acompañado por el gobernador santafesino, Omar Perotti, y el presidente de Trenes Argentinos Cargas (TAC), Daniel Vispo.

«Este tipo de obras las recibimos en marcha, pero pusimos mayor énfasis para acelerar los tiempos y tenerlas listas lo antes posible, porque brindan una capacidad extraordinaria a los puertos de la zona norte de Rosario», comentó Meoni durante la recorrida. A su lado, Perotti destacó: «Esta inversión no sólo a posibilitar una mejor logística, sino que también potenciará la carga de la producción».

Por su parte, Vispo consideró que «este proyecto es fundamental para la reactivación del ferrocarril y las economías regionales».

«Permitirá un transporte ferroviario de carga más ágil y eficiente, obteniendo más puntos de descarga para exportar la producción del NEA y el NOA argentino», continuó el presidente de TAC. Y subrayó que las obras disminuirán de manera sustancial los costos logísticos de las exportaciones agroindustriales.

En la actualidad, los granos que entran a las terminales de Timbúes lo hacen sólo por camión.
Una vez que estén listas las tareas, el ingreso se realizará en forma directa por tren, conectando por primera vez la vía principal del Belgrano Cargas con cinco de los puertos cerealeros más grandes del país (ACA, AGD, COFCO, Dreyfus y Renova).

El proyecto del acceso ferroviario a Timbúes es el resultado de una iniciativa público-privada acordada durante el gobierno anterior: el Estado nacional afrontó el desembolso para la construcción de una playa ferroviaria de diez vías en Oliveros y para el puente sobre el río Carcarañá (un 30% del proyecto). Por su parte, las empresas privadas que se beneficiarán con la llegada del Belgrano Cargas a sus respectivas terminales aportaron la inversión para el tendido de vías de diez kilómetros entre el ramal F1 y el puerto, obras que están en curso y que representan el 70% del total.

Los trabajos de este proyecto del tren Belgrano Cargas avanzan a buen ritmo y en la Playa Oliveros ya se realizaron las tareas de desmalezado, zanjeo para los drenajes y movimiento de suelos, por lo que en los próximos días comenzará el montaje de las vía nuevas. Esta estructura quedará ubicada longitudinalmente entre la Autovía Rosario-Santa Fe y la Ruta RN 11. Mientras que transversalmente estará situada entre el tendido eléctrico que comienza en la termoeléctrica de San Martín y Villa la Ribera.

Además, tendrá diez vías paralelas de entre 1.600 y 2.700 metros que permitirán el ingreso de trenes de 100 vagones; tres vías de mantenimiento de entre 170 y 600 metros de longitud aproximada; y las dos vías diagonales de vinculación hasta el ramal F1 del Belgrano Cargas, que fue renovado en los últimos tiempos. Y entre otras cosas, contará con estación de servicio, mesa giratoria, edificio operativo, vías en fosas e instalaciones complementarias, como cerramiento y caminos de acceso.

Tal como se había previsto, ya finalizaron las obras civiles del nuevo puente sobre el río Carcarañá, de 100 metros de longitud y cuatro tableros, cuyo montaje había comenzado en noviembre del año pasado, y continuado a buen ritmo en el verano.

El proyecto se complementa, además, con otras iniciativas de mejora del ferrocarril Belgrano Cargas, como la renovación integral de vías en ramales en el noroeste de la Argentina y la nueva circunvalación ferroviaria a la ciudad de Santa Fe. En todos los casos, se trata de obras cuyo financiamiento es posible gracias al crédito acordado en 2013 con la empresa china CMEC, que fue ampliado en 2017.

30% se reducirán los costos logísticos con estas obras.

De cumplirse los plazos previstos, el proyecto estará listo a fin de año y beneficiará a seis provincias.

EL TIEMPO DE LAS PRUEBAS

Mientras continúan a las obras de su proyecto estratégico, el Belgrano Cargas lleva a cabo algunas pruebas fundamentales. Así las cosas, eías atrás llegó a Timbúes (Santa Fe) el primer tren de este ramal con 100 vagones desde Joaquín V. González (Salta). Esta fue la primera vez que se transportó en la Argentia un tren con 100 vagones cargados.

Durante tres días, el viaje recorrió alrededor de 1.180 kilómetros por el ramal cerealero y atravesó las provincias de Salta, Chaco, Santiago del Estero y Santa Fe.

Fuente: Ambito Financiero