El costo del Tren Maya se elevaría casi 17,000 millones de pesos para evitar cenotes

El nuevo trazado hará que las rutas sean más rápidas entre los destinos. (Foto: Cortesía Presidencia)

México – 03/07/2020: El Tren Maya, una de las obras insignia de la administración de Andrés Manuel López Obrador, se encarecería debido a la presencia de cenotes y cavernas en el Tramo 4 de las vías, las cuales supondrían “una complicación técnica cuya solución involucraba un encarecimiento y plazo de la obra, y un riesgo durante la ejecución”.

Lo anterior es de acuerdo con información del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), consultada por el diario El Universal. Por lo tanto, la construcción de este transporte pasaría de los 139,084 millones que se tenían previstos a una inversión de 156,000 millones de pesos, es decir, casi 17,000 millones de pesos más.

Las modificaciones al presupuesto se realizarían en el trazo denominado Golfo 3, entre Izamal y Tulum, el cual tiene una longitud aproximada de 196 kilómetros. En este sitio se tendrían que agregar 61 kilómetros adicionales de la vía respecto al proyecto original para evitar estos terrenos.

Otro elemento es que se proyecta la construcción de una vía doble, la cual implicaría velocidades máximas de hasta 160 kilómetros por hora, además de facilitar la conexión con Holbox. Según información oficial, el tramo discurriría en vía doble con laderos para el cruce y adelantamiento de trenes cada 50 kilómetros. Cada uno tendría longitud de 1,500 metros, a excepción del ramal a Pisté, que sería vía única.

Los cambios en las obras se tomaron debido a que reducirían riesgos, de acuerdo con un estudio de prefactibilidad realizado por Fonatur. En un sentido porque las nuevas zonas que serán atravesadas tienen un menor grado de kasrtificación, que es la descomposición de la roca caliza a causa del contacto con el agua, el clima, el tiempo o incluso las actividades humanas.

El segundo aspecto a través del cual se podrían reducir los riesgos es que la infraestructura de la autopista Mérida-Cancún, a unos cuantos metros de la línea ferroviaria, disminuiría la incertidumbre del comportamiento del terreno sobre el que se asentará el Tramo 4.

De acuerdo con el organismo, estas modificaciones en el recorrido reducirán el tiempo de conectividad entre Cancún y Mérida, pues el tramo se acortaría en 61 kilómetros a causa de que se evitará el paso por Cobá y la Riviera Maya antes de llegar a Cancún.

El Fonatur también destacó que al disminuirse en más de una hora el recorrido entre Cancún y las estaciones de Yucatán, podría haber una mayor propensión a utilizar el tren para meros traslados por la zona.

En este sentido, el Fondo espera que la demanda diaria que en el recorrido de Cancún a Mérida se eleve a más de 6,000 viajes, mientras que de Mérida a Cancún se incremente a 5,200 viajes. Además de reducir el tiempo de recorrido a Chichén Itzá, lo cual subiría la demanda a más de 3,600 viajes al día.

Para el desarrollo del proyecto, el actual concesionario de la carretera Kantunil-Cancún, Consorcio del Mayab, ICA, se encargará de su adecuación para dar cabida al Tramo 4 entre estos dos lugares, así como a la conexión entre Izamal y el Tramo 5, al sur de Cancún.

Cabe recordar que el pasado 13 de junio se abrió una cavidad en la carretera de Playa del Carmen a Tulum. En un principio, se pensó que se trataba de un socavón, pero en realidad era una cueva con agua cristalina milenaria.

Al explorar la oquedad, expertos en espeleología hallaron conexiones de cavernas, grutas y vestigios que datan de los periodos Pleistoceno y Holoceno, hace 2.5 millones de años. Cabe destacar que el Tren Maya pasará por este punto y será fundamental para la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (STC) al reconstruir la vía.

Fuente: Infobae