El subte también tiene nombre de mujer: cómo se llamarán las estaciones nuevas de la línea E

La estaciones del Subte E que se inauguraron el año pasado tendrán nombre de mujer. Catalinas. Foto: Andres D'Elia

Buenos Aires – Argentina – 12/02/2020: Hubo 20.000 propuestas iniciales. Luego quedaron 40 y esta semana se conocerán los seis entre los que podrán optar los vecinos.

Las estaciones del subte E que se inauguraron el año pasado y extendieron la línea hasta Retiro sumarán nombres de mujer a su nomenclatura. Luego de un proceso que incluyó propuestas de 20.000 nombres, la semana pasada se cerró una lista preliminar de 20 que determinará dos ternas de tres entre las que los vecinos podrán elegir. Luego, las ganadoras deberán pasar por la Legislatura para que el bautismo se haga ley y se coloquen los carteles correspondientes junto a los actuales: Correo Central, Catalinas y Retiro.

«Este proceso participativo con perspectiva de género comenzó en mayo de 2019. Participaron más de 9 mil personas y se recibieron 20.370 propuestas de nombres (904 únicos). Luego, se realizó una revisión interna de requisitos legales y quedaron aquellos que los cumplían. Así, se construyó la primera lista corta con 40 nombres de mujeres», explicaron desde el Gobierno porteño.

Elección de los nombres para las nuevas estaciones del subte E.

La iniciativa encabezada por la Dirección General Participación Ciudadana y Cercanía, en conjunto con la Dirección General de la Mujer y con el respaldo de ONU Mujeres, siguió con una convocatoria a organizaciones de la sociedad civil especializadas en género para que durante una jornada de trabajo colaborativa con ONU Mujeres se definiera un listado de 20, para las que se revisaron qué valores, criterios y narrativas debían estar representadas en la elección de los nombres».

​​Entre las miles de opciones surgieron nombres como Tita Merello, reconocida por su singularidad artística y sus interpretaciones del tango y la milonga. También fue postulada Mercedes Sosa​, otra grande de la música que supo llevar su voz y su mensaje a los principales escenarios del mundo.

La poetisa Alfonsina Storni también está en carrera, así como otras mujeres menos populares, aunque con talento y brillantez para ser postuladas. Entre ellas se destacaron Norma Lijtmaer, pionera en computación en la Argentina, que participó activamente en la creación de la Escuela Superior Latinoamericana de Informática, y Elisa Bachofen, primera mujer diplomada en Ingeniería Civil en América del Sur. Ambas fueron propuestas por la comunidad de mujeres, lesbianas y trans «Las de sistemas», que trabajan para potenciar espacios con valores feministas.

Un caso parecido es el de Finlandia Pizzul, primera mujer graduada de la carrera de Arquitectura en Argentina, cuyo nombre fue aportado por “Un día, una arquitecta”, organización que trabaja para visibilizar el aporte de las profesionales en proyectos arquitectónicos y urbanos.

La lista de 20, de la que saldrán las finalistas (se conocerán esta semana) la completan Dora Coledesky, Cris Miro, Maria Remedios Del Valle, Norma Plá, Alejandra Pizarnik, Carolina Lorenzini, Gabriela González Gass, Sara Gallardo, Elvira Rawson, Paloma Efron (Blackie), Rosario Vera Pañaloza, Maria Gabriela Epumer, Nini Marshall y Gilda.

Según datos oficiales, sobre un total de 517 espacios verdes públicos y 872 calles de la Ciudad que hacen referencia a personas, apenas un 17% tiene nombre de mujer.

La última estación inaugurada en el subte H se convirtió en la primera de toda la red en tener nombre de mujer. Al de Facultad de Derecho se le sumó Julieta Lanteri, en homenaje a quien fuera la primera mujer en emitir su voto en la Argentina. Lanteri fue también la primera egresada del Colegio Nacional de La Plata y luego la quinta médica recibida en el país.

Las tres estaciones están intervenidas por las artistas plásticas Marta Minujín (Retiro), Gachi Hasper (Catalinas) y Marcela Cabutti (Correo Central).

Minujín, referente del pop, colgó del techo de Retiro una de sus reconocidas figuras fragmentadas, una enorme escultura de 7 por 2,4 metros. Como describe la artista: «Los argentinos somos seres que vivimos en fragmentación y discontinuidad».

Cabutti centró su trabajo en una especie de planta trepadora, la pasionaria, como un homenaje a ese tipo de vegetación que se ve en terraplenes, en las cercas y en los alrededores de las vías de los trenes.

Hasper, en tanto, apeló a las formas geométricas que son un sello en su obra, que también se puede ver en los bajos autopista de 9 de Julio y San Juan, y Buenos Aires – La Plata, frente a la Usina del Arte.

La línea E es la más relegada de la red porteña. Es la que tiene peor frecuencia y la que cuenta con los coches más antiguos en servicios. La gran mayoría no cuenta con aire acondicionado.

Las quejas de los usuarios son constantes. Junto con las tres nuevas estaciones inauguradas el año pasado, que tendrían que haber abierto en 2012 según los plazos originales de la obra, que arrancó en 2009, se realizaron trabajos de renovación de vías. Además, se sumaron formaciones que fueron retiradas de otras líneas.

Fuente: Clarin