España: Las vías de TFM entran en el siglo XXI

Obras en el viaducto ferroviario del Jarama (Fuente: Diario de Rivas)

La empresa Transportes Metropolitanos de Madrid (TFM) y Metro de Madrid están llevando a cabo obras de acondicionamiento y mejora de las infraestructuras de la línea 9B del ferrocarril metropolitano madrileño. Diario de Rivas visita los trabajos con personal de la compañía adjudicataria para conocer de cerca los pormenores de una actuación que representa la primera fase de un plan que pretende dejar en perfecto estado la vía hasta el final del contrato, en 2029.

Como ya adelantó este periódico digital, los planes del Gobierno regional para esta línea pasan por un extenso plan de reformas dotado con 26 millones de euros hasta 2029 (año de fin de la concesión administrativa), habida cuenta de que las infraestructuras ya tienen casi 20 años de antigüedad y es necesaria una renovación. De esta cantidad, 4,6 millones son los que se han invertido este año para llevar a cabo esta primera fase, cuyas obras se extenderán hasta principios de septiembre y se estructuran en distintas fases con aperturas parciales.

Operarios sustituyen el bretel de la estación de Metro de Arganda del Rey (Fuente: Diario de Rivas)

Según explican desde TFM, concesionaria de la vía 9B, cuyo accionariado está repartido entre Globalvia (participado por Bankia y FCC), Metro de Madrid e Iridium (Grupo ACS); estos primeros trabajos, centrados en la vía, no se podían hacer con la línea en funcionamiento. Por eso, se asumió un cierre temporal y la implantación de un servicio alternativo de autobuses que, según el contrato que la adjudicataria mantiene con Metro de Madrid, que es la que opera en las instalaciones, corresponde aportar a esta entidad pública. Desde TFM afirman que, en principio, no serán necesarios más cierres por obras en los próximos años.

Estas obras tienen dos actuaciones clave: la sustitución de los breteles ferroviarios (mecanismo que permite enlazar dos vías paralelas en ambos sentidos en un espacio reducido, lo que, entre otras cosas, facilita que los trenes puedan dar la vuelta en la línea) y la sustitución de la cuña de transición del viaducto ferroviario del Jarama. No obstante, tienen otros trabajos complementarios con los que se pretende dejar en condiciones óptimas el viario.

Inyecciones de cemento

En cuanto a los dos breteles (cada uno situado en una cabecera de la línea), el de la estación de Arganda del Rey corre a cargo de TFM y el de Puerta de Arganda, a Metro (incluido en los costes de adecuación de la línea 9 que se están llevando a cabo de manera simultánea a los de la línea 9B). La concesionaria ha instalado un nuevo bretel más largo que va soldado, unido y colocado sobre dados de hormigón, lo que minimiza el coste de mantenimiento de esta pieza y mejora el comportamiento de la vía. Asimismo, se ha sustituido el balasto de esta porción de recorrido por una vía en placa de hormigón, uniformizándose así con los últimos estándares que Metro está aplicando en las estaciones en las que actúa. Además, se han cambiado la señalización, las luminarias y el cable radiante (comunica el tren con el resto de sistemas).

El segundo ámbito de intervención es el viaducto del Jarama, que une por tren Rivas Vaciamadrid con Arganda del Rey. Tiene una longitud de 360 metros y el estribo del lado de Arganda había cedido unos milímetros, obligando a limitar la velocidad del tren y causando incomodidades a los viajeros porque se notaba un cierto salto del tren en ese punto. Por ello, se ha vaciado esta zona y se ha saneado inyectando microcemento en la cimentación para evitar nuevos hundimientos. Además, se ha instalado una nueva cuña de transición de suelo cemento que mejora el comportamiento de la infraestructura, facilitando a los trenes el paso de una estructura rígida como el viaducto a una compactada como es la tierra firme. Además, se están cambiando las traviesas en un kilómetro de vía en el ámbito del viaducto y se va a colocar, como medida adicional de seguridad, un contracarril en ambos sentidos para reducir el riesgo de descarrilamiento.

Además, se va a arreglar un hastial (parte superior triangular de una pared o muro) en la salida del túnel que pasa por debajo del parque lineal, a la altura del polideportivo del Cerro del Telégrafo porque el existente había basculado. Aunque la infraestructura no corría peligro, a la disposición de hormigón talonado que ‘sujeta’ Rivas para que no se precipite sobre las vías del tren, se le van a añadir unos anclajes y una estructura metálica que van a reforzar el conjunto.

Se espera que la línea 9b reabra el próximo 1 de septiembre, al término de las obras. Mientras tanto, los viajeros podran cubrir los trayectos cortados por obras —que se prolongarán en algunas fechas hasta Estrella o Avenida de América— utilizando el servicio alternativo de autobuses gratuitos que se ha habilitado. Los Ayuntamientos de Rivas Vaciamadrid y Arganda del Rey han reclamado, además, que se implanten mejoras en el servicio de la línea 9b para igualarlo al del resto de la red, ya que actualmente las tarifas de este tramo son más caras, los horarios más reducidos y las frecuencias, peores.

Fuente: Diario de Rivas