Otra vez descarriló un tren y destrozó el bar de la estación

 

Ocurrió en la terminal Buenos Aires de la línea Belgrano Sur, cuando la formación se desvió y atravesó el paragolpes. Como el café estaba cerrado, no hubo heridos. Es el cuarto accidente ferroviario del mes.

 

Ocurrió en la terminal Buenos Aires de la línea Belgrano Sur, cuando la formación se desvió y atravesó el paragolpes. Como el café estaba cerrado, no hubo heridos. Es el cuarto accidente ferroviario del mes.

 

 

Un tren de la línea Belgrano Sur descarriló en la estación Buenos Aires de Barracas, embistió uno de los paragolpes y terminó incrustado en un bar. Que fuera un domingo resultó un atenuante, pues no hubo personas heridas. Sin embargo, la seguidilla de accidentes que involucran a los trenes ponen de manifiesto el estado de deterioro de las formaciones y la red ferroviaria. En la primera quincena de agosto, la línea Mitre sufrió demoras y complicaciones por tres descarrilamientos, uno de los cuales dejó cerca de 40 heridos.

Esta vez, el accidente ocurrió a las 6.20 cuando el tren ingresaba a la terminal procedente de González Catán. Por causas que se investigan, la formación venció uno de los paragolpes y su locomotora saltó de las vías y avanzó hasta incrustarse sobre el frente de madera de un bar de la estación. Mario, dueño desde hace 50 años del local afectado, se mostró abatido por la situación: “Los destrozos son completos, no queda nada, ahora habrá que volver a empezar”, y explicó que fueron varios los metros que recorrió el tren, ya que “el paragolpes de la estación se encuentra a 12 ó 15 metros del bar”. Además, destacó que fue una “suerte” que el local se encontrara cerrado: “Si esto hubiera pasado un día hábil, podría haber sido una tragedia”.

Por su parte, la Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia (UGOFE) informó que el accidente “causó destrozos pero sin dejar heridos” y que el servicio no sufrió interrupciones ya que la estación tiene otras plataformas para recibir y despachar formaciones.

Cerca del mediodía, la UGOFE emitió un segundo comunicado en el que expresó que la locomotora siniestrada tiene realizados “todos los mantenimientos pertinentes”, que “se encuentra en proceso el acondicionamiento del tendido de vías en el sector, con un avance del 90 por ciento” y que “el paragolpes afectado fue testeado hace 45 días satisfactoriamente”.

La sucesión de accidentes ferroviarios durante el año, que comenzó con la tragedia de Once en febrero (ver aparte), se acentuó en los últimos días. El 6 de agosto, un tren del Mitre descarriló a metros de la estación Retiro y dejó 39 heridos. Un día después, otras dos formaciones tuvieron problemas.

(La Razón – 21/08/2012)