Portugal apuesta por el ferrocarril tras décadas de abandono y lamenta «no contar con Renfe» para líneas internacionales

Obras para el nuevo tramo de alta velocidad Évora-Elvas Grupo San José

Portugal – 06/04/2021: «Tenemos un atraso muy grande» tras «décadas de abandono» del ferrocarril, ha señalado el ministro portugués de Infraestructuras y Vivienda, Pedro Nuno Santos, en una comparecencia ante una comisión de diputados de la Asamblea de la República.

Durante cinco horas y asaeteado por preguntas de representantes de todos los partidos, Nuno ha anunciado en esa comisión una nueva estrategia en las comunicaciones ferroviarias, una «gran apuesta» del Gobierno del socialista Antonio Costa, que se concretará en algo que nunca hubo, un Plan Ferroviario, y que precisará de un esfuerzo «de varios años y de varios gobiernos».

«Vamos a poner al ferrocarril en el centro de nuestra política y prioridades», promete el homólogo del español José Luis Ábalos, ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Ferrovía 2020, «a toda marcha»

El primer paso en ese sentido de un ministro que lleva dos años en el cargo ha sido el plan Ferrovía 2020, con una serie de actuaciones que contempla en lo que a Extremadura interesa la creación de un buen eje de transporte de mercancías, sobre una infraestructura modernizada que también servirá a pasajeros, entre los puertos de Sines y Setúbal y la frontera española por Badajoz, y que incluye la mayor inversión ferroviaria de Portugal en los últimos años, un tramo totalmente nuevo entre Évora y Elvas.

El ministro luso de Infraestructuras y Vivienda explica en una larga comparecencia parlamentaria de cinco horas los planes ferroviarios, pero también la ampliación del puerto de Sines. Pedro Nuno transmite a los diputados portugueses que «los españoles no quieren, y no podemos contar con Renfe» para recuperar líneas internacionales o algunos trazados nuevos, así como que el Plan Ferrovía 2020, que incluye Évora-Badajoz, estará terminado en 2023

«Vamos a terminar ese plan en el año 2023, según lo previsto, va a toda marcha».

Se trata de 80 kilómetros de nueva línea electrificada y diseñada para velocidades de hasta 250 km/h entre Évora y Elvas, más otra decena de kilómetros renovados hasta la frontera.

El desarrollo previsto del puerto de Setúbal no va a perjudicar al de Sines -«no hay problemas», tranquiliza Nuno-, y este último «va a seguir creciendo, se está ampliando un terminal y saldrá otro nuevo a concurso».

Marcha del Plan Ferrovía 2020, con actuaciones en ejecución, contratación o proyecto en el eje Lisboa/Setúbal/Sines-Badajoz

Los puertos de Leixoes, Setúbal y Sines «tendrán conexión ferroviaria, para quitarle mercancías al tráfico por carretera».

Portugal va a contar con un Plan Ferroviario Nacional, algo que «nunca hubo», que será una ley que se presentará en el Parlamento este mes para someterse luego a un debate y proceso largo de amplia participación.

El objetivo es electrificar todas las líneas de ferrocarril del país, «no haya ningún tren diésel», una cuestión ambiental pero también de ahorro y economía en un país «con tanta energía renovable y sin petróleo».

El proyecto insignia es el tren de alta velocidad Lisboa-Oporto, según reiteró Nuno Santos.

«El ferrocarril es un área de la que no podíamos estar muy orgullosos» en Portugal, insistía el ministro.

Líneas internacionales y Renfe

Varios diputados, sobre todo del centro y norte del país, interpelaron al titular de Infraestructuras y Vivienda sobre la recuperación de servicios ferroviarios internacionales de comunicación con España y Francia.

Desde hace un año, cuando llegó la pandemia, están interrumpidas las circulaciones desde Lisboa con Madrid y con la frontera francesa de Hendaya, ambas vía Salamanca y que eran unas colaboraciones de Comboios de Portugal (CP) con Renfe.

«En eso tenemos un problema», admitió Pedro Nuno. «Los españoles no quieren», abundó, «no podemos contar con Renfe. Nosotros podemos costear el servicio hasta la frontera pero no más allá». En Portugal se quejan de que les hemos dejado «aislados».

En efecto, la secretaria general de Transportes y Movilidad de España, María José Rello, alegaba semanas atrás en una comisión del Congreso de los Diputados en Madrid que los trenes-hotel nocturnos presentan unas características delicadas cara al virus, que tienen «poca demanda» dado que por el día circulan trenes mucho más rápidos, y «no se sabe cuando volverán».

Pero no se refería ella solo a los dos internacionales, sino también a los nocturnos Madrid-Galicia y Galicia-Barcelona que tampoco han vuelto a funcionar.

No obstante las relaciones entre ambos gobiernos, ministerios y compañías ferroviarias son buenas, de hecho, citó Nuno Santos en la Asamblea de la República, CP acaba de comprarle a Renfe 51 coches que destinará líneas del Norte, por 1,5 millones de euros lo que supone un gran ahorro respecto a haberlos adquirido nuevos.

Otro problema en el Sur

Una demanda que también le hicieron los diputados era la comunicación ferroviaria entre el Algarve y Andalucía (Huelva), atravesando el Guadiana para llevar turistas a esa región lusa.

Aquí de nuevo hay falta de sintonía entre ambos lados de la Raya. «Es impensable», respondía y clamaba el ministro portugués de Infraestructuras, «que la línea del Corredor Mediterráneo acabe en Huelva; pero los españoles no tienen interés y no lo podemos hacer si ellos no quieren».

España aún no ha realizado (está aún en declaración de impacto ambiental) la alta velocidad entre Sevilla y Huelva, pero los portugueses piensan ya en su ampliación hasta la frontera, Vila Real de Santo Antonio, Faro y el resto del Algarve.

De momento, añadía Pedro Nuno, España ha dado su asentimiento a que Portugal proponga a la Unión Europea la inclusión de esa conexión como nueva línea internacional.

Aeropuerto más cerca

La larga comisión parlamentaria sobre Infraestructuras a la que se sometió el ministro Pedro Nuno estuvo en buena parte ocupada por la construcción de un nuevo aeropuerto en Lisboa para descongestionar el actual, constreñido por la ciudad y ya molesto para la misma.

Una nueva instalación que no suprimiría la actual Portela-Humberto Delgado, pero que está proyectada en el lado este del estuario del Tajo, con mejor acceso por tanto para los extremeños, en terrenos de los municipios de Alcochete y Montijo. El proyecto sufre un gran retraso, de una década, debido a que el municipio de Montijo se ha opuesto basándose en una ley que le da la opción de bloquear su construcción.

El titular de Infraestructuras y Vivienda ha calificado de «errónea» dicha ley, que se va a modificar, válida solo para aeropuertos y que si rigiera también para carreteras o ferrocarriles «podría impedir que fuéramos en línea recta hacia España o entre Lisboa y Oporto», ponía como ejemplos de incongruencia.

Fuente: El Diario