Schmid: «En Transporte tiene que haber un equipo profesional, y atrás la política que le dé bola»

El secretario general de la CATT y la FEMPINRA destacó que el sector marítimo y portuario siguen sin estar en la agenda y advirtió por la licitación del Puerto Buenos Aires

Buenos Aires – Argentina – 08/11/2019: Juan Carlos Schmid es el referente sindical del transporte. Su gremio de base es Dragado y Balizamiento, que se encarga de que los ríos sean navegables por buques de gran porte y los puertos mantengan la infraestructura necesaria para recibirlos.

Por su militancia gremial llegó a hasta el secretariado general de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) y la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (FEMPINRA), que concentra la mayor parte de su actividad.

En diálogo con Ámbito, analizó el resultado electoral, realizó un balance del gobierno saliente, planteó los desafíos para el entrante y advirtió sobre la crítica situación que atraviesa el sector empresario que emplea a sus representados: marina mercante, industria naval y puertos, principalmente.

“Seré prudente, pero vi mucho. Muchos argentinos sufrieron a Marci, pero ¿por qué lo votaron? Porque buscan algo que el PJ no termina de ofrecerles, valores que alguna vez expresamos. Más allá del triunfo, vale la pena reflexionar sobre el peronismo, que debe arrojar lastre, ahora, que tiene la oportunidad de pasar otra vez a la historia”, destacó.

Schmid subrayó la necesidad de consensos, motivo por el que los gremios aceptaron una invitación empresaria para crear un centro de estudios de políticas públicas en puertos, marina mercante, industria naval y logística del transporte (Cepromar).

Periodista: ¿Comparte la idea de que una condición del consenso es ceder?

Juan Carlos Schmid: Sí, comparto. Pero lo que esta gestión expresó es que los problemas eran los convenios colectivos. Los convenios son una parte entre otros factores como la presión tributaria, el costo del combustible o los acuerdos de la Hidrovía. No son todo el problema.

P.: ¿Por qué ni los gremios ni las empresas del sector están en la agenda?

J.C.S.: Porque no hay una mirada estratégica. No hay un debate nacional sobre los intereses de la Nación en estos temas. Yo espero que el nuevo Gobierno designe un equipo que entienda que todo lo que se mueve, produce y comercia en el país termina en un embudo conformado por vías navegables y sistema portuario. Del resultado de esa ecuación depende cómo se inserta la Argentina en el comercio internacional.

P.: ¿Cómo se logra que se entienda?

J.C.S.: Insistiendo, primero, para acertar el diagnóstico. ¿Estamos bien como Nación? No. Tenemos problemas fiscales, administrativos, regulaciones y asimetrías que intervienen en los negocios y benefician a los vecinos, como Paraguay. Tiene que haber un equipo profesional. Y atrás la política, que le dé bola. Poné así la expresión: “Que le dé bola”, porque es más importante el sector marítimo-portuario que los subtes o los aviones, por los beneficios que genera, y por las pérdidas económicas que produce cuando no está bien.

P.: ¿Tuvo contacto con referentes del nuevo Gobierno?

J.C.S.: Me vinieron a ver. Les dije a (Nicolás) Trotta y (Oscar) Parrilli que no cometan el error de no hacer una revisión general de lo que reciben y que la gente entienda con total crudeza cómo estamos. Macri no lo hizo porque ahuyentaba las inversiones, y así estamos.

P.: ¿Hablaron del Ministerio de Transporte? ¿Algún nombre para el área?

J.C.S.: Todavía no hay definiciones… Y así vamos mal. Este país necesita un Ministerio de Transporte. Hay algunos nombres que dan vuelta, que son conciliadores, conocedores de los gremios y el sector empresario, como (Guillermo) López del Punta o (Florencio) Randazzo.

P.: El Puerto de Buenos Aires está en plena licitación y esperan abrir los sobres el 2 de diciembre, para un único concesionario. ¿Qué opina al respecto?

J.C.S.: Con la situación social como está, si siguen adelante con esto se compran un quilombo. Va a terminar con gente tomando las terminales o la propia AGP (Administración General de Puertos) el día que abran los sobres. ¿Cómo van a sacar una licitación que no van a adjudicar? Esto trasciende el capítulo laboral. Están tomando una decisión donde todo se concentra más, generando un monopolio.

P.: Otra licitación, más importante, es la de la hidrovía. Le toca al nuevo Gobierno, que llega endeudado, y China surge como financista e interesado. ¿Estamos en condiciones de elegir?

J.C.S.: Estamos complicados, no maniatados. En este tema juegan razones geoeconómicas y geopolíticas. China se acercó a la región con financiamiento para obras. Pero también hay un factor nuevo que es la guerra comercial y nosotros estamos en el campo de influencia de Estados Unidos. La hidrovía es la columna vertebral de toda la Cuenca del Plata. China quiere exportar mano de obra, lo hicieron en África…

P.: Y quedaron obras truncas en el camino

J.C.S.: Sí, y los trabajos que hicieron muchas empresas chinas en la Argentina no reunieron la calidad necesaria. Trabajamos con ellos y tenemos tripulantes a bordo, pero no tuvimos el mejor resultado.

P.: ¿Es optimista con el nuevo Gobierno?

J.C.S.: Quiero ser optimista. Tenemos que poder salir. Que un gobierno no peronista termine el mandato se va a valorar. Estoy podrido que nos carguen siempre la culpa a los sindicatos de que no los gobiernos no peronistas no terminen su mandato.

Por Emiliano Galli

Fuente: Ambito