Talleres ferroviarios de Palmira, a plena marcha

Mendoza – Argentina – 24/07/2021: La propuesta de un plan de desarrollo del sistema ferroviario debe comenzar por la renovación edilicia y modernización de talleres donde se reparen vagones y locomotoras. Eso ha ocurrido en las instalaciones de Palmira, que ha equipado el sector y mejorado el edificio.

Hace poco nos referíamos en esta misma columna a distintas gestiones en desarrollo para recuperar el funcionamiento y servicio de los trenes de carga y de pasajeros en Mendoza.

Sostener y vigorizar el plan de desarrollo integral del sistema ferroviario, que impulsa el Ministerio de Transporte nacional, es una expectativa. La meta es que el traslado de personas y mercaderías recupere su pleno funcionamiento en el país, después de haber sido abandonado en la década del ’90, causando el cierre de ramales, dejando pueblos incomunicados y miles de trabajadores sin empleo.

El ferrocarril debe recuperar su valor protagónico en el transporte de cargas, articulando sus prestaciones con el uso del camión para el mismo fin. En una palabra, ambos sistemas pueden complementarse y servir los dos al desarrollo de las regiones.

Por lo pronto, queremos valorizar la recuperación de la ciudad de Palmira como enclave ferroviario de importancia en el Oeste del país.

Esa vuelta a la vida, de una plaza que tuvo una destacada relevancia en el pasado, se debe a la recuperación y modernización de los talleres ferroviarios de la línea San Martín Cargas.

En ese complejo, que en un tiempo estuvo muy decaído y sin grandes actividades, ahora se hace todo lo concerniente a la reparación integral de los vagones del ramal San Martín, uno de los componentes de trenes argentinos.

Para producir mantenimiento y actualización del material rodante, hacía falta incorporar nuevas maquinarias de última tecnología.

De acuerdo con lo informado por la empresa Trenes Argentinos, la puesta en valor y modernización de los talleres del Este provincial demandó una inversión de 200 millones de pesos e incluyó obras para el reacondicionamiento de las instalaciones, que no estaban en su mejor estado.

Los técnicos explicaron que la vital parte de tornería de los talleres contaba con herramientas para las reparaciones de pares montados que no cumplían con las exigencias de calidad y precisión.

Con la incorporación de nueva tecnología, mucha de la cual tiene el sello de la capacidad y el ingenio mendocinos, no sólo se contará con mejores herramientas, sino que, también, se podrá duplicar la capacidad productiva del complejo. Las nuevas maquinarias incorporadas son: un torno vertical para el mecanizado del cubo de rueda; una prensa automática para calado y decalado de ruedas, y un torno paralelo con destino al torneado del perfil de ruedas.

Asimismo, se hicieron trabajos destacados en la parte de la infraestructura edilicia, con la adecuación del cerramiento de todas las instalaciones, que han mejorado el ambiente, la limpieza y la seguridad del lugar.

Estos trabajos permitirán que, después de treinta años, los trabajadores y trabajadoras (ya que se han incorporado dos mujeres a la planta de personal) estén pasando un invierno, protegidos de las bajas temperaturas.

Falta analizar si en el futuro mediato podrían ser trasladados a Palmira los Talleres Diésel Mendoza, donde se reparan las locomotoras, ubicados en el amplio predio de la estación Mendoza del Ferrocarril General San Martín, en pleno centro de la capital mendocina. De esa manera, se unificaría toda la operación de atención del material rodante del sistema en un solo lugar. El traslado, es un debate en pleno desarrollo.

Fuente: Los Andes