¡Yo no quiero volar!: el despertar de los trenes nocturnos en la Europa del coronavirus

Un viajero duerme en un tren cerca de Colonia, en Alemania.REUTERS

España – 30/07/2020: ¿Alterarán la pandemia del coronavirus y la creciente preocupación por el medio ambiente nuestra forma de viajar? ¿Se impulsará un cambio de mentalidad para reducir los gases contaminantes en los desplazamientos? En este contexto, en algunos países europeos parece percibirse un despertar de los trenes nocturnos, que en los últimos años fueron desapareciendo -cada vez más- con el boom de las aerolíneas de bajo coste y los viajeros optando en masa por el avión.

Hace seis años, la suspensión del servicio nocturno entre París y Berlín (operado por la empresa ferroviaria alemana Deutsche Bahn) fue una de las señas de que esos viajes añorados por los más románticos parecían condenados al pasado.

El despertar de los trenes nocturnos en la Europa del coronavirus. El tren nocturno se reivindica como opción más ecológica frente a los vuelos de corta distancia

Pero algunos ejemplos indican que esa tendencia puede estar cambiando y que el coche cama puede vivir, pese a todo, un resurgimiento. Gobiernos y viajeros parecen cada vez más concienciados -y preocupados- por el impacto ambiental de los vuelos de corta distancia; a ello se suma el deseo de evitar las grandes colas, las medidas de seguridad y las restricciones en los aeropuertos.

«El tren nocturno tiene futuro», ha dicho la francesa Karima Delli, presidenta de la Comisión de Transportes del Parlamento Europeo, al diario Le Journal du Dimanche. «Relanzar los trenes nocturnos es tanto una necesidad como una solución ecológica para el planeta», ha insistido después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, anunciase su intención de impulsar esos servicios ferroviarios. El ministro de transporte, Jean-Baptiste Djebbari, ha informado recientemente de que se retomará la línea nocturna entre París y Niza

La semana pasada, fue el Gobierno sueco el que dijo que destinará fondos para dos nuevos servicios nocturnos que conectarán las ciudades de Estocolmo y Malmö con Hamburgo y Bruselas, informa el diario The Guardian.

Ese camino hacia la recuperación del viaje nocturno ya fue iniciado, hace cuatro años, por la empresa estatal de ferrocarril de Austria (ÖBB) con la compra de 42 coches cama. De momento, ya ha reanudado la mitad de las líneas nocturnas que conectan Hamburgo, Berlín, Múnich y Düsseldorf con Austria, Suiza e Italia.

Hay otros casos que reflejan esta tendencia. Por ejemplo, un tren nocturno que operaba solo en verano entre la República Checa, Eslovaquia, Hungría, Eslovenia y Croacia ha tenido tal demanda que se ha anunciado un trayecto diario para los próximos meses. Otro expreso nocturno, entre Alemania y Austria, que solo iba a funcionar dos meses continuará también hasta noviembre, según The Guardian. Y, en septiembre, se retomará el tren nocturno entre Bruselas y Viena que se había inaugurado en febrero y que fue suspendido por la Covid-19.

¿Y el emblemático tren nocturno entre Madrid y Lisboa?
Pero la alegada falta de viabilidad económica ha hecho difícil en otros casos mantener las líneas nocturnas. Incluso, algunos de trenes que operaban antes del inicio de la pandemia aún podrían suspenderse de forma definitiva. Es el caso del Thello que transita entre París y Venecia. O del emblemático Tren Hotel Lusitania de Renfe, que unía Madrid y Lisboa y cuyo futuro está en el aire; de momento, en el corto plazo, no volverá a circular.

El trayecto nocturno entre Lisboa y Madrid del emblemático tren Lusitania permanece suspendido.EFE

El tren se reivindica así mismo como opción. Así proclama sus ventajas la galardonada web ferroviaria seat61.com: «El viaje en tren es una alternativa más gratificante -y de bajo estrés- que el vuelo. Nos acerca a los países que visitamos y reduce nuestra contribución al impacto medioambiental. Es hora de redescubrir el placer, el romance y la aventura de viajar en tren».

Fuente: Nius Diario