Estoy Aqui: Nacionales Centenario y Güemes, un paso a nivel sin solución
jSharing - JA Teline III

Centenario y Güemes, un paso a nivel sin solución

 


Crecen los reclamos por los 'tiempos de la barrera' y se forman filas enormes.

 

 

Cada vez que un tren del ramal Roca procedente de Constitución para en la estación de City Bell se baja la barrera del cruce ferroviario de Centenario y Güemes. Con el ingreso y egreso de pasajeros la formación se demora en continuar la marcha, y en horas “pico” del mediodía y de la tarde tanto se tarda en levantar el dispositivo para el paso vehicular que algunos conductores de autos y motos deciden no hacer caso a la señal y siguen de largo.

Ocurre que el paso a nivel, sumado a los semáforos de ese cruce del camino Centenario, genera enormes filas de autos y una vez que las barreras se levantan el descongestionamiento vehicular tarda otros varios minutos más. “Hay veces que estamos hasta diez minutos sin avanzar”, reclamaron los vecinos.

Con la llegada del tren se terminan formando largas colas de autos a ambos lados del camino Centenario. Es común escuchar bocinazos y que algunos conductores “presionen” al de adelante para que se anime a soslayar la barrera y “mandarse” más allá del obstáculo de la señal.

Pasado el mediodía de ayer, a las 12.40 se bajó la barrera para la circulación de un tren que había salido de La Plata. En ese caso en sólo un minuto el cruce se liberó y no hubieron inconvenientes con el tránsito. Pero a las 12.45, ya con una máquina detenida en la estación de City Bell -a 300 metros de Centenario y Güemes-, recién se habilitó el paso a nivel a las 12.52. Esos 7 minutos de parálisis alcanzaron para producir el caos de todos los días: un automovilista no aguantó la espera y esquivó la barrera por el costado y 5 motociclistas hicieron lo mismo, con todo el peligro que esas maniobras significan.


“ESTO PASA TODOS LOS DÍAS”

Fabio Díaz, un vecino del barrio Savoia que aguanta diariamente la prolongada espera en el paso a nivel de City Bell. comentó que “algunos conductores no se guían por la señal porque ven que el tren está parado en la estación, y entonces cruzan aunque esté prohibido”.

Díaz resaltó, asimismo, que la situación del tránsito en ese punto y en horas de intenso movimiento, “se complica terriblemente”.

Otro vecino, pero en su caso de las calles Rivadavia y 1, también se quejó en ese mismo sentido. “A la barrera hay que agregarle las luces del semáforo y entonces estamos un largo rato acá parados antes de cruzar -remarcó Aníbal Rodríguez-. Esto es así siempre y en los horarios de trabajo en que uno más apurado está”.

Desde la gerencia de Relaciones Institucionales de la UGOFE que opera el ferrocarril Roca señalaron que esos son los tiempos de demora en el cruce ferroviario de City Bell. La barrera se baja de manera automática al tocar el tren un censor ubicado en las vías. “Se trata de una reglamentación que responde a medidas de seguridad y protección, y si la barrera está baja, hay que detenerse”, precisó Eduardo Montenegro.

La ampliación del paso a nivel se llevó a cabo en 2009, luego de muchos años en que los vecinos de la zona solicitaban una reforma en ese circuito porque el acceso al Barrio Savoia era muy angosto, se producía una suerte de embudo de vehículos y había serios trastornos con el tránsito.

La obra se diseñó para el ordenamiento de la circulación vehicular entre los barrios que están a ambos lados del Centenario y para mejorar también el tránsito en esa zona del camino.

 

(El Día - 26/04/2013)