Estoy Aqui: Nacionales La Cooperativa Talleres Junín cumple 17 años de actividad
jSharing - JA Teline III

La Cooperativa Talleres Junín cumple 17 años de actividad

 

La Cooperativa de Trabajo Talleres Junín Limitada (COOTTAJ) fue fundada un 3 de enero de 1994 ocupando un predio perteneciente a los ex Talleres Ferroviarios Junín. La creación de esta y otras cooperativas similares fue el modo que los trabajadores ferroviarios encontraron de seguir teniendo una fuente de trabajo y a la vez poder volcar toda su experiencia en la reparación de material ferroviario que en ese momento comenzaba el camino de concesionamiento, y sin duda debía ser reconstruido.

Socios de la COOTTAJ.

 

Actualmente con 17 años de vida la COOTTAJ se ha convertido en la única cooperativa ferroviaria dedicada al trabajo ferro-metalúrgico que ofreciendo sus servicio desde Junín a todo el país en lo que se refiere a todo tipo de trabajo industrial pesado.

En la actualidad, la cooperativa está conformada por alrededor de 50 socios y otros tantos prestadores de servicios que son contratados según el nivel de trabajo existente.

 

Pedro Rodríguez, Presidente.


Con un cuerpo técnico capacitado por cada especialidad cuenta con maquinarias y personal de vasta experiencia para realizar trabajos que van desde la reparación de órganos de parque a la reconstrucción completa de coches de pasajeros de todos los tipos, especializándose en la reparación de bogies y tratamiento de ejes y pares montados.

Entre sus clientes se encuentran Trenes de Buenos Aires, Ferrocentral, Tren Patagónico, UGOFE, Tracfer, Ferrovías y BRT, entre otros.

 




En el caso puntual de TBA y Ferrocentral, en los últimos años la Cooperativa ha concretado la reparación de una veintena de unidades, entre las que se encuentran coches pullman, restaurant, primera, turista, clase única y furgón, como así también la reparación de coches motor tipo CML.

Por otra parte para UGOFE – LSM en su momento llevó a cabo la reparación de los sistemas de amortiguación de la totalidad de los coches Sorefame (portugueses) entregados en concesión para lo cual la Cooperativa tuvo que desarrollar la matricería correspondiente a los repuestos de esos vehículos. Para el resto de las empresas los principales trabajos se centran en la reparación de bogies, elásticos de amortiguación, ganchos de acople automáticos, etc.




Luego de superar la difícil crisis del año 2001 que fue acompañado por la Ley de Emergencia Ferroviaria que paralizó las obras de recuperación de unidades, la COOTTAJ volvió a escena demostrando por segunda vez la importancia de sus trabajos. En ese momento de resurgimiento se logró el acuerdo de pasantía con una Escuela Técnica local para capacitar a quienes en muchos casos se convirtieron en nuevos trabajadores ferroviarios.


Pedro Rodríguez, Presidente de COOTTAJ desde 1999, es un convencido de que la política llevada a cabo por Néstor Kirchner desde 2003 en adelante fue lo que en gran medida posibilitó a él y otros tantos ferroviarios conservar su fuente de trabajo.

También Rodríguez reconoce el constante apoyo brindado por el INAES, organismo que amalgama a todas las cooperativas y mutuales a nivel nacional, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social, siempre atento a sus necesidades, lo que por ejemplo, les permitió contar con un móvil propio para realizar la entrega de trabajos puerta a puerta a sus clientes.




En cuanto a los comienzos Pedro Rodriguez recuerda que “en los años noventa cuando se estaba dando por finalizado el sistema ferroviario en el país, a través de la Unión Ferroviaria se formaron las cooperativas ferroviarias. Las cooperativas creadas fueron cuatro y afortunadamente una de ellas fue en este taller.

Como puntapié inicial se comenzó con un contrato para la reparación de 35 coches para Ferrocarriles Argentinos, con lo cual pasamos de ser empleados a ser empresarios. Más allá de todo, muchos de nosotros le pusimos a esto muchas ganas, llegando a estos 17 años, no sin antes haber pasado sufrimientos inmensos. No obstante, la cooperativa tenía una finalidad concreta que era que no se perdieran tantas fuentes de trabajo en una ciudad medianamente chica como era Junín. Arrancamos con 117 socios, y si bien ahora somos 50, tenemos la suerte de tener mucho personal contratado por servicios”.

(Agencia Rieles - 03/01/2011)