La decisión de los ferroviarios de parar más trenes profundiza la huelga en Francia

El gobierno de Emmanuel Macron enfrenta una semana decisiva por la oposición de las centrales sindicales a su proyecto de reforma jubilatoria.

París – Francia – 09/12/2019: Francia está aislada por una huelga que fortalecerán desde este lunes por decisión de los ferroviarios para reducir aún más los trenes. La falta de transportes aumentará la presión antes de la marcha intersindical del martes en todo el país, donde los sindicatos van a tratar de implementar una masiva demostración de fuerza para hacer caer la reforma de las jubilaciones, que quiere imponer el gobierno. ”Un lunes negro”, anuncian los huelguistas. Una semana decisiva para el gobierno francés de Emmanuel Macron.​

“El tráfico del lunes será extremadamente complicado. Solo tendremos un 15 por ciento de tráfico, con mayor saturación. Solo funcionará uno de cada tres trenes aproximadamente. Invitamos a todos a evitar el tren el lunes y a utilizar el “covoiturage” , que será gratuito. Para el martes no esperamos nada mejor”, dijo la vocera de la SNCF, la empresa de ferrocarril. La empresa sugirió no acercarse a las estaciones por la seguridad de los pasajeros, ante el riesgo de saturación de gente. Los trenes internacionales a Gran Bretaña, Suiza, Alemania e Italia continúan con un sistema reducido, de un tren cada cinco.

El presidente Macron convocó a su gabinete para el domingo a la noche, cuando la oposición a sus planes recibe el apoyo del 62 por ciento de los franceses. Debe acelerar sus planes si quiere salvar una reforma, aun consensuada, de jubilaciones. Este lunes habrá un desayuno en el Eliseo, con todos los ministros protagonistas.

El primer ministro Edouard Philippe deberá anunciar los secretos proyectos jubilatorios el miércoles, pero fuentes del Eliseo sugieren que podrían ser moderadas. Hasta ahora, Macron no asoma su cabeza aunque es el instigador de la reforma. Deja expuesto al premier Philippe, que si la huelga se fortalece, podría correr la misma suerte que el primer ministro Alain Juppe en el 1995, tras la larga huelga. Macron lo dejaría caer junto a su reforma.

Con un millón y medio de personas protestando en toda Francia, desde abogados a profesores, enfermeros, camilleros, ferroviarios, y funcionarios públicos, agricultores, médicos, ricos y pobres, el gobierno se encuentra en una posición de debilidad para negociar. No esperaban que las jubilaciones devolvieran a los sindicatos una fuerza que estaban perdiendo. La CGT debe conseguir mantener esta simpatía, con un discurso eficaz y moderado. Hasta ahora, la opinión pública apoya la huelga y está en contra del gobierno, a pesar de las dificultades en la vida cotidiana.

El ministro de economía, Bruno Le Maire llamó a la CGT a “renunciar a su brazo de hierro y negociar”. ”Yo invitó a Philippe Martinez, patrón de la CGT, a renunciar a su brazo de hierro”, dijo Le Maire.

Para él, el clima social tenso que existe en el país es el producto de “una inquietud en todos los países desarrollados, sin excepción” y ”no el resultado de un rechazo personal a presidente Emmanuel Macron o de una política”.

La reforma jubilatoria no será “la más emblemática de este gobierno. Es un cambio estructural, indispensable, que no debe eclipsar a lo que se ha hecho y a lo que se debe hacer”, sostuvo el ministro de economía.

Las palabras de Le Maire se conocieron luego de que el secretario general de la CGT, Philippe Martínez, anunciara, en una entrevista en el dominical Le Journal du Dimanche, que “la CGT va a mantener la presión hasta el retiro del proyecto del gobierno”.

“La pelota está en el campo del gobierno”, dijo Martinez. Y recordó que Alain Juppe en 1995 dijo que “jamás iba a retirar el proyecto. Las cosas evolucionan”, aclaró. Rechazó las acusaciones de que niega al diálogo, develando que se reunió docenas de veces con el ato comisionado de las jubilaciones, Jean Paul Delevoye.

Durante una semana que se anuncia como explosiva en Francia, la posición de Philippe Martinez es “un mensaje sin ambigüedades”, que expresa”la cólera colectiva”, “poner el contador en cero” y ”arrancar negociaciones sin pre posiciones”.

“La gente no es imbécil. Ellos saben que es el gobierno el responsable de esta huelga”, continuó el secretario general de la CGT.

Cada sector acelera sus planes. Los sindicatos no descartan otra gran movilización el jueves, después de escuchar las propuesta del primer ministro Edouard Philipe, el miércoles.

Ante la propuesta del primer ministro de proponer una hipótesis de transición jubilatoria de 10 a 15 años, la respuesta del secretario Martínez fue terminante: ”Eso será No”, alertó. ”Yo no quiero que mis nietos nos digan: ”Vos te jubilaste a tu edad pero sacrificaste mi jubilación”, advirtió.

Los efectos de la huelga ya comienzan a hacerse sentir. El mercado mayorista de Rungis ha aumentado su stock para poder seguir vendiendo hasta Navidad. ”Si el movimiento se amplía, estaremos en igual situación que el año pasado con los Chalecos Amarillos”, dijo uno de sus portavoces. En los supermercados ya hay escasez de vegetales y frutas.

La hotelería ya ha comenzado a tener anulaciones en catarata. Un 40 por ciento han cancelado en París y en la Ile de France, ante los anuncios de que la medida de fuerza puede continuar hasta Navidad o después. Los comerciantes se alarman tras haber sufrido la crisis de los Chalecos Amarillos.

A la huelga se suma una crisis de estado de ánimo y pesimismo en Francia, que se observa en los testimonios de los que marchan contra las jubilaciones. Un país deprimido, con miedo al futuro, a los cambios y a la precariedad , a la que nunca estuvieron acostumbrados. Y resistirán, “ a la francaise”.

Fuente: Clarín