El gobierno y UPM negocian quién paga sobrecosto por obras para el tren

Obras de mantenimiento en vías de tren. Foto: Darwin Borrelli

Uruguay – 28/10/2020: La construcción de la vía está atrasada y costará más de lo pronosticado, un problema causado por errores en un informe previo que determinó cuántos terrenos debían ser expropiados.

La megaobra del Ferrocarril Central es clave para la operación de la nueva planta de UPM en Paso de los Toros. Sin embargo, la construcción de la vía está atrasada y costará más de lo pronosticado, un problema causado por errores en un informe previo que determinó cuántos terrenos debían ser expropiados. Las autoridades del gobierno iniciaron contactos con la empresa finlandesa para evaluar de quién fue la culpa y resolver quién se hará cargo de los sobrecostos económicos.

La empresa ha repetido que el Ferrocarril Central no será el “tren de UPM”, en el sentido de que este será utilizado también para otros fines. Pero lo cierto es que el Estado uruguayo no asumiría esta inversión si la firma no hubiera decidido instalar su planta en Paso de los Toros, pues en tren es como podrá llevar su producción hasta el Puerto de Montevideo.

Hoy por hoy esta obra tiene un atraso de ocho meses, y esto podría extenderse aún más. Esto ocurrió porque a la hora de iniciar los movimientos de tierra, la realidad demostró que el informe técnico con el que se previó el nuevo trazado contenía muchos errores. El estudio marcó que había 255 padrones que debían ser expropiados, cuando finalmente estos deberán ser 1.040.

Pero a su vez se necesita una serie de obras hidráulicas y movimientos de tierra orgánica, no previstos en ese estudio, que fue realizado por una firma también de origen finlandés. Esto lleva a un aumento en los costos de la obra del Ferrocarril Central, no previstos en el inicio. Las estimaciones del encarecimiento van ente 60 y 100 millones de dólares más, pero el monto no ha sido establecido con precisión aún.

Por eso las autoridades del gobierno ya iniciaron contactos para resolver quién se hará cargo de ese sobrecosto no previsto.

El País contactó a autoridades de UPM que declinaron hacer comentarios sobre el tema.

En tanto, fuentes del gobierno consultadas para este artículo dijeron que Vr Track ya había trabajado para UPM antes de que fuera contratada para la realización del informe.

El costo del trabajo fue de US$ 5 millones, e inicialmente lo pagó UPM para agilizar los procesos. De todos modos el Estado uruguayo ya reembolsó ese monto a la empresa finlandesa.

El presidente, Luis Lacalle Pou, dijo en la última conferencia de prensa que dio que lo único que está claro es que el error en los cálculos no es responsabilidad de la actual administración. Por lo tanto lo que se busca dilucidar es si fue el gobierno anterior, o UPM.

Por otro lado, el ministro de Ambiente, Adrián Peña, informó ayer que la finlandesa recibió cuatro multas por diversos inconvenientes. “Vamos por la cuarta multa a UPM, que no son de grandes cosas, pero no cumplió y como a cualquier hijo de vecino se le aplica la sanción correspondiente”, dijo ayer a la prensa.

Cae la venta de papel y su precio

UPM emitió su reporte financiero público del último trimestre. Allí destaca el avance de las obras para la segunda planta de celulosa en Paso de los Toros. El documento detalla que por una caída de las ventas y del precio del papel, la firma registró un resultado operativo de 2.028 millones de euros (uno US$ 2.390 millones). Eso significa una caída de 464 millones de euros (unos US$ 550 millones) con respecto al mismo período del año pasado.

“A pesar de la debilidad de los mercados de papel y los bajos precios de la celulosa, nuestra rentabilidad mejoró levemente en comparación con el trimestre anterior, nuestro flujo de efectivo se recuperó”, detalla sin embargo el informe.

El documento destaca el peso de la inversión para construir su segunda planta de celulosa en Uruguay, y que a pesar de la pandemia mundial por el coronavirus, el proceso sigue adelante. La inversión reporta US$ 2.700 millones para 2,1 millones de toneladas de celulosa. Además, la finlandesa invertirá US$ 280 millones para las operaciones en el Puerto de Montevideo y US$ 70 millones en inversiones locales fuera de la fábrica.

Esto significará para el país, según lo que se prevé, un impacto de 2% en el PBI. La empresa pagará un impuesto fijo anual de US$ 7 millones, y US$ 200 millones anuales en sueldos.

Fuente: El País