España: El ferrocarril es el medio de transporte del futuro

A pesar de ser un medio de transporte con mucha historia (¿sabías que los primeros existieron en la primera mitad del siglo XVIII?), el ferrocarril tiene aún un papel muy importante en el futuro de la sociedad moderna. No es algo que digamos de manera subjetiva porque nos apasionen los trenes; hay motivos de peso que justifican que deban recuperar el protagonismo que los coches, camiones y aviones le quitaron.

En El tren verde hemos hablado anteriormente sobre las ventajas ambientales de los ferrocarriles sobre sus modernas alternativas. Aún así, parece ser que el evitar morir cocidos o asfixiados en nuestro propio planeta no es razón suficiente para convertirlo en el transporte de futuro. Por ello, hemos preparado un pequeño resumen de los beneficios que aportan.Beneficios económicos
Hay que reconocer que cualquier cosa que se diga a favor del ferrocarril no servirá de nada si no va acompañada de unos beneficios económicos. Y es que, por muy verdes que quieran parecer tanto empresas como administraciones públicas, el aspecto económico siempre prevalece ante todo lo demás. Pues bien, aquí tenemos algunas de las razones que deberían convencernos a todos de que el ferrocarril es, sin la más mínima duda, el medio de transporte del futuro:

Las infraestructuras tienen una mayor vida útil con el mantenimiento adecuado. ¡E incluso sin él!
Los costes de operación, especialmente en el caso del transporte de mercancías, son más bajos que en otros medios.
Es una gran herramienta para favorecer el transporte multimodal. Bien gestionado, facilita las las interconexiones entre otros medios de transporte, abaratando costes.
La cantidad de pasajeros o mercancías que puede transportar un tren es mucho mayor que otros medios, por lo que es más eficiente económicamente. Además, en caso de retorno del vehículo sin ocupación, los costes son menores.
Favorece la generación de industria y el crecimiento urbanístico en su entorno gracias a la mayor oferta de movilidad.
Fomenta el turismo gracias a las conexiones que se crean y a una oferta que pueda incluir el propio tren como producto turístico.
Beneficios sociales del uso del ferrocarril
También se producen beneficios directos para la sociedad, a parte de los beneficios indirectos que derivan de los económicos y medioambientales.

Menos siniestralidad. La cantidad de accidentes ferroviarios que se producen es una nimiedad en comparación con los accidentes por el transporte de carretera.
Se trata de un medio, generalmente, no excluyente que favorece la igualdad entre usuarios.
Favorece la descongestión que se genera con el transporte por carretera, especialmente en los núcleos urbanos.
Es un medio de transporte destacado y generalmente preferido por su gran comodidad, siempre y cuando la oferta sea adecuada.
Con la proliferación de la alta velocidad, es el medio de transporte más rápido para trayectos relativamente largos.

Generación de empleo

La generación de empleo es otro de los motivos que respaldan la necesaria potenciación del ferrocarril, derivando esto en un bienestar económico y social.

La construcción, mantenimiento y explotación de las infraestructuras requiere de un amplio equipo de profesionales.
La propia explotación del sistema ferroviario, incluyendo la construcción de los trenes, precisa de personal especializado e industrias específicas.
Las interconexiones favorecen el desarrollo industrial y turístico, lo que conlleva la generación de empleos.
Se favorece el movimiento de trabajadores hasta sus lugares de trabajo.
Beneficios ambientales
Ya se ha mencionado que los trenes son más respetuosos con el medio ambiente. Este artículo no puede terminar sin explicar, de manera muy abreviada, el por qué:

Generan menores emisiones de gases de efecto invernadero, favoreciendo la lucha contra el cambio climático.
Fomentan el impulso en el uso de energías verdes si se favorece la inversión en I+D+I en este campo.
La contaminación acústica es menor que en otros medios de transporte.
Como se a comentado antes, el aprovechamiento del espacio es mayor ya que la infraestructura ferroviaria ocupa menos que las carreteras. De esta manera se favorece la conservación de un recurso tan importante, y en ocasiones ignorado, como es el suelo.

Trenvist