miércoles, octubre 5, 2022
InicioNoticiasInternacionalesEspaña: Soterrar el tren y la nueva estación de Vitoria supondrán una...

España: Soterrar el tren y la nueva estación de Vitoria supondrán una inversión de 435 millones y tres años de obras

La terminal de la calle Dato incorporará un gran hall acristalado y dos plantas subterráneas con la previsión de que el tranvía pare en su puerta

La nueva estación de Vitoria a la que el tren llegará soterrado y la transformación de todo su entorno supondrá una inversión de casi 435 millones de euros y tres años de obras. El Gobierno central debería asumir la mitad de esta intervención, pero el reparto real del coste entre las instituciones no está definido. La intervención global alcanzará los 724 si se suman el tramo de conexión con el enlace Burgos-Vitoria (41 millones), el nudo de Arkaute (206) y la redacción de proyectos (42).

La terminal de la calle Dato mantendrá su edificio actual pero incorporará un gran hall acristalado a pie de calle que servirá para acceder a sus dos plantas subterráneas, la primera de ellas con un gran parking de 400 plazas. En superficie, en el espacio que deje libre el ferrocarril, se creará un gran bulevar por el que pasará el tranvía. Dos décadas después de empezar a soñar con la llegada del Tren de Alta Velocidad bajo tierra, Vitoria ha conocido este jueves la presentación de la solución técnica elegida para ejecutar la faraónica intervención, anunciada por el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, la consejera vasca de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, el diputado general de Álava, Ramiro González, y el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran.

La futura estación de Dato, al detalle. / JOSEMI BENÍTEZ

Los cuatro han intentado dejar atrás de una vez por todas el bloqueo que ha sufrido el proyecto tras el cambio de Gobierno en Madrid y asumieron un intenso calendario administrativo que durará dos años. En este tiempo se culminará el estudio informativo, la declaración de impacto ambiental y el proyecto de construcción. Así pues, las obras podrían licitarse y comenzar en 2021. Siempre según los plazos incluidos en el cronograma, en teoría el TAV llegaría en 2023 y el soterramiento se remataría más tarde, en 2024.

El proyecto prevé enterrar el ferrocarril sobre el actual trazado con un túnel de 3,6 kilómetros para recuperar para la ciudad el espacio que ahora ocupan las vías, lo que permitirá ‘coser’ el centro con el campus de la UPV y el barrio de San Cristóbal. La propuesta se basa en enterrar los convoyes, tanto los de viajeros como los de mercancías, entre el Bulevar de Salburua y el túnel de Pedro Asúa, junto a Las Conchas.

Así entrará el Tren de Alta Velocidad (TAV) a Vitoria. / JOSEMI BENÍTEZ

Pero la ciudad que ostentó el título de Green Capital en 2012 no se conformaba con enterrar solo los trenes, sino que aspiraba a hacer lo mismo con los coches. Para ello, los ingenieros han diseñado un vial de tráfico subterráneo Este-Oeste de dos carriles por sentido que se construirá a una altura intermedia entre las galerías del ferrocarril y la superficie. Los vehículos empezarán a descender a la altura del pabellón Iradier Arena, de forma que podrán conectar con la futura estación subterránea del TAV de Dato. Los vehículos aparecerán de nuevo en la superficie después del Paseo de la Senda, de camino al puente azul de Portal de Castilla. Según se ha explicado, las calles transversales que actualmente discurren soterradas o elevadas sobre el ferrocarril pasarán a discurrir en superficie (San Antonio, Fueros y Rioja).

De esta forma, en el tramo más céntrico del actual corredor ferroviario se creará un gran bulevar en el que se han dibujado jardines, bidegorris y paseos, aunque este diseño podría sufrir variaciones en base al estudio que prepara la ingeniería Idom. La zona sí se convertirá en un nuevo centro de intermodalidad, dado que habrá más alternativas de acceso que nunca para llegar a la nueva estación de Dato. No solo porque contará con los conocidos andenes subterráneos de tren (planta -2) y un gran parking para vehículos privados (-1), sino porque los urbanos de Tuvisa también podrán parar en la terminal a través del vial de tráfico soterrado. Ya en superficie, el plan ha incorporado una unión Este-Oeste a través del tranvía, una novedad previsible que ya había sido sugerida por expertos y varios grupos políticos.

El encuentro no ha contado con excesivos gestos de sintonía, pero al menos ha servido para que Ábalos ratifique que el TAV esté listo para 2023. Eso sí, ha puntualizado que esa fecha será «la de fin de obra», a falta de otros trámites y permisos.

Ramiro González, José Luis Ábalos, Gorka Urtaran y Arantxa Tapia, durante la presentación del proyecto. / RAFA GUTIÉRREZ

La consejera Tapia ha recalcado que la solución acordada es «la adecuada», por lo que «nos podemos felicitar por este acuerdo que nos permitirá cumplir con los plazos previstos».

El diputado general, Ramiro González, ha celebrado que gracias al soterramiento Álava «será un punto neurálgico para recepción de mercancías en la península y toda Europa». Por su parte, el alcalde Gorka Urtaran ha explicado que por fin se ha alumbrado «la solución definitiva» que merece Vitoria, qua afectará a 90.000 metros cuadrados y 44.000 en el entorno del centro urbano. «Liberar tanto espacio será una magnífica oportunidad para impulsar el corazón de la ciudad, como pretendemos con el Masterplan Centro», ha agregado.

Urtaran también ha valorado que, más allá del núcleo urbano, la obra en el nudo de Arkaute «contemple la conexión con el corredor navarro», lo que dejaría preparada esa opción. Eso supondría una ventaja de cara a que Vitoria sirva para conectar la ‘Y vasca’ con Pamplona, en detrimento de la otra alternativa barajada, que pasaría por la localidad guipuzkoana de Ezkio. No obstante, la consejera Tapia ha matizado que esta cuestión todavía «no está definida».

IOSU CUETO

 

Fuente y fotografía: elcorreo

RELATED ARTICLES

MAS POPULAR